AHORRA CALEFACCIÓN

5 tips para aislar tu casa del frío este invierno

Con la llegada del frío sois muchos los que os acercáis a la ferretería a preguntarnos por soluciones que os ayuden a mantener vuestra casa caliente, evitando un consumo excesivo de calefacción.

Los inviernos cada vez más fríos, y el encarecimiento del precio de las diferentes energías (luz, gas…) hace que cada vez sea más costoso mantener nuestros hogares a una temperatura confortable, aislados de las bajas temperaturas exteriores. Sin embargo, ¿a quién no le gusta refugiarse de las bajas temperaturas en su salón bien caldeado? ¿cómo vamos a renunciar a esos deliciosos momentos caseros, en familia, o con amigos? ¿o a esos momentos de tranquilidad, haciendo las actividades que más nos gustan, y que para las que el resto del año apenas nos queda tiempo?

Os hemos preparado un recopilatorio de 5 trucos para que podáis disfrutar de lo mejor del invierno sin arruinaros con la factura de la calefacción. ¡Este invierno disfruta de la comodidad de tu casa bien aislada! No te pierdas ninguno de nuestros tips.

1. Los burletes, nuestro gran aliado para aislar la casa del frío de forma barata

Retener dentro de casa el calor que generamos por medio de la calefacción (eléctrica, de gas, estufas, etc.) es uno de los pasos fundamentales que debemos dar a la hora de aislar nuestra casa y ganar eficiencia energética.

Para ello siempre recomendamos el uso de este material sencillo y barato que nos ayudará a tapar las rendijas que quedan en el cierre de puertas y ventanas. Utilizamos los burletes para aislar el ambiente interior de la casa, del exterior, evitando la entrada de aire frío, así como la salida de calor al exterior.

En las ventanas, tanto si son abatibles como correderas, utilizaremos una cinta de espuma aislante. Este material, flexible y autoadhesivo, hará que la hoja quede completamente sellada contra el marco cuando la ventana está cerrada.

Para las puertas utilizaremos un tipo de burlete semirígido que se coloca en la parte baja por la cara interior de la puerta. Este tipo de aislante, además de aislar nuestra casa del frío exterior, mejora el cierre de la puerta, de manera que evitará el paso de otros elementos de la calle tales como suciedad o insectos. Además, este tipo de burlete se fabrica con diferentes acabados, de esta manera ¡podemos elegir el que mejor pegue con la decoración de nuestro hogar!

2. Termostatos: ahorrar en calefacción y energía

Un factor muy importante a la hora de evitar el derroche de energía es producir la cantidad de calor necesario: ni más, ni menos. Si detenemos la calefacción cuando nuestra casa está a la temperatura de confort que hayamos elegido, evitaremos el consumo excesivo de luz, gas u otros combustibles. De lo contrario, estaremos produciendo un calor que va a encarecer nuestras facturas, pero que no va aumentar nuestro bienestar en casa.

Un aparato sumamente útil que puede ayudarnos en esta tarea es el termostato. Los termostatos cuentan con un sensor que automatiza la tarea de encender y apagar la calefacción en función de la temperatura a la que se encuentra la casa. Cuando programamos el termostato, indicamos a qué temperatura deseamos que se mantenga nuestro hogar. A partir de ahí, la calefacción se encenderá automáticamente cuando la temperatura baje, y se detendrá de nuevo una vez que la estancia alcance la temperatura seleccionada.

De esta manera, nuestra caldera no funcionará ni un minuto más de lo necesario, provocando un gran ahorro en nuestra factura, a la vez que un aumento considerable de nuestra comodidad al no tener que estar pendientes del encendido y apagado de la calefacción.

Además, existen en el mercado diferentes tipos de termostatos, que se adaptan a todas las necesidades y bolsillos. Por ejemplo, los termostatos manuales te ayudarán a regular la temperatura de manera sencilla e intuitiva. Otros termostatos electrónicos incorporan funciones de programación que te ayudarán a aumentar ambas: la comodidad y el ahorro de calefacción.

4. Los textiles: decoración que aísla del frío

Alfombras, cortinas, estores… existen una infinidad de artículos textiles que dan a nuestro hogar un toque más personal y acogedor. Pero ¿sabías que también ayudan a ahorrar calefacción?

Hoy en día existen en el mercado una gran variedad de elementos textiles confeccionados en diferentes materiales, que pueden ser grandes aliados a la hora de regular la temperatura de nuestra casa ¡y sin perder un ápice de estilo!

Elegir correctamente estos elementos, puede hacer variar en varios grados la temperatura de una habitación. Actualmente tenemos la posibilidad de elegir entre materiales naturales como la lana o el yute, y diferentes materiales sintéticos, fabricados a partir de cauchos o poliéster. Ambas opciones nos presentan una amplia gama de productos con un gran poder aislante frente al frío, entre la que podremos elegir la que más se adapte a nuestros gustos, presupuesto y necesidades.

3. Bajar las persianas y otras pequeñas rutinas que nos ayudan a aislar nuestra casa del frío.

Las persianas o contraventanas son imprescindibles a la hora de aislar nuestra casa del frío. Un buen uso de estos elementos nos ayudará en gran medida a regular la temperatura interior aprovechándonos de elementos incorporados en la construcción y que no aumentan el consumo de energía.

En ese sentido, tener unas buenas rutinas será uno de los musts que nos garantizarán el mejor aprovechamiento.

Bajar las persianas durante la noche, proporciona a la vivienda una doble capa de aislamiento (ventana + persiana) en aquellos puntos por los que se suele perder más calor. Si además aprovechamos las horas de más calor durante el invierno para subir las persianas y aprovechar la luz y calor solar, nuestro aprovechamiento energético será óptimo.

¡No olvides combinar estas pequeñas rutinas con otros elementos como los burletes!

5. No calentar innecesariamente es la mejor manera de ahorrar calefacción.

Finalmente, y aunque pueda parecer una obviedad, debemos recordar que no calentar espacios innecesariamente va a ser la mejor manera de no malgastar calor, y aumentar la eficiencia energética reduciendo el gasto.

Así, durante el invierno deberemos evitar calentar habitaciones que no se suelen utilizar (por ejemplo, dormitorios de invitados u otros espacios que no sean de uso habitual de la familia).

Para ello, cerraremos los radiadores de las estancias que no se utilicen habitualmente. Además, deberemos recordar cerrar la puerta que comunica estas habitaciones con el resto de la casa, evitando así que el calor de las habitaciones caldeadas se vaya hacia estas zonas no utilizadas.

 

 

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Te han sido de utilidad? Si es así, puedes recibir más artículos como este subscribiéndote a nuestra newsletter. Y si te apetece saber más sobre algún tema ferretero ¡no dudes en escribirnos!

Encuéntranos

Dirección

Avenida del Mediterráneo, 24
28007 Madrid

Teléfono

914 33 96 08

Email

ventas@ferreteriamediterraneo.es

Contáctanos

1 + 7 =